La historia y la bodega

Parés Baltà, hoy en día, elabora un amplio abanico de vinos y cavas que gozan de gran reconocimiento nacional e internacional. Con la calidad como principio fundamental y la ilusión de elaborar vinos interesantes que transmitan el origen. La historia de Parés Baltà empieza en el siglo XVIII. Las primeras viñas datan del 1790.

Una bodega con 220 años de historia

En 1978 pasó a manos de Joan Cusiné Hill. Nacido en 1917 en Bellvei del Penedès e hijo de una familia de viticultores, dedicó su vida al cultivo de los viñedos. Empezó a trabajar a los 7 años y se podría decir que no se jubiló nunca. Con 80 años, aún ayudaba a sus nietos controlando una parte de la viticultura.

Su hijo, Joan Cusiné Cusiné, tomó el relevo al frente de la bodega durante los años 80. Lanzó al mercado su primer vino blanco: Blanc de Pacs, un clásico de la bodega que sigue elaborándose. Unos años más tarde inició la elaboración de vinos tintos.

Su filosofía siempre ha estado muy ligada a la ilusión por elaborar vinos de calidad.

A partir del año 2000, toma el relevo la tercera generación de la familia Cusiné,
formada por Joan y Josep Cusiné Carol, Juntos asumen la dirección de la bodega con la colaboración activa de su padre. Aportan nuevas visiones e ideas para la bodega, manteniendo el respeto por la tradición y el patrimonio.

Las enólogas de la bodega, María Elena Jiménez y Marta Casas, casadas respectivamente con Joan y Josep, han contribuido a consolidar la filosofía de la bodega.

La masia de Parés Baltà

Originaria del 1790, fue construida en tres fases distintas. La bodega está anexada a la masía y al visitarla se puede ver la evolución en los distintos usos de los espacios.

La sala de barricas, renovada y ampliada hace unos años, es el espacio donde se cuidan todos los pequeños detalles para que los vinos tengan la crianza en óptimas condiciones. En la reforma se respetó la arquitectura original que garantiza poder mantener los vinos a la temperatura ideal, incluso cuando en verano hay elevadas temperaturas en el exterior.

La Cava tiene forma de cruz, con estructura de bóveda catalana acabada en punta y ladrillo macizo. Fue construida a principios del siglo XX. Está a 10 metros bajo tierra y está a una temperatura natural constante durante todo el año de 14 a 16 ºC, ideal para la crianza y envejecimiento de los vinos y cavas.

Disponemos de la tecnología más avanzada para la elaboración de los vinos. Utilizamos prensas neumáticas de última generación, con el fin de hacer unos prensados ​​suaves, respetando al máximo la uva, evitando romper la piel y las semillas. Uno de los puntos críticos es el control de temperaturas durante todo el proceso: desde la recepción de la uva hasta las fermentaciones.

Organic and biodinamic icon Parés Baltà