En casa estamos muy contentos de poder explicaros los trabajos vitícolas que hemos realizado durante los últimos meses, justo ahora que estamos casi a punto de empezar la vendimia, y en medio de la vorágine de los controles de maduración; unos controles que nos permitirán obtener un conocimiento exhaustivo de la maduración de la uva de cada una de las parcelas de nuestras 5 fincas, y que nos indicaran el momento óptimo de empezar  a vendimiar cada variedad. Por cierto, ¿sabéis que la variedad autóctona más primeriza es la macabeo?

Pero para llegar hasta aquí, al punto óptimo de maduración, antes hemos hecho un largo camino, un camino que nos gusta, que nos satisface, que nos emociona, porque nos recuerda que lo que hacemos es lo que queremos hacer; unos vinos ecológicos y biodinámicos, especiales y únicos, que transmiten la personalidad de nuestros distintos terroirs.

¿Listos? Pues empecemos el viaje por el ciclo vital de la cepa que nos permite observar lo lista que es la naturaleza, y que junto con los fenómenos meteorológicos, nos hace pensar en cuáles son las acciones más idóneas para cada etapa.

life

Durante los primeros meses del año – enero, febrero- es época de podar. Después de unos meses de reposo, la cepa, todavía medio adormecida, espera con ilusión las manos expertas del viticultor que con mucho cuidado y sabiduría, le dará forma. La poda es uno de los trabajos más importantes en el viñedo, crucial para el buen desarrollo de la planta, ya que nos ayuda a prolongar la vida de las cepas, mejorar su rendimiento y la calidad de la uva. ¿Sabéis que en casa, la poda la realizamos siguiendo el calendario biodinámico? Pues sí, porque la sabiduría de este tipo de viticultura ancestral, que ya practicaba nuestro abuelo, nos muestra cada año, que la cepa está más viva, más enérgica y que la uva es más sabrosa.

Pero el ciclo continua, y tras la poda, la cepa vuelve a nacer. ¡Qué bonito es renacer año tras año, renovado y lleno de energía!

Durante el mes de marzo la cepa empieza a brotar, pequeños brotes todavía tímidos buscando los primeros rayos de sol, asciendo hacia el cielo, llenos de fuerza, augurando un año lluvioso, pero no demasiado, la medida justa para dar lo mejor de sí, una uva sabrosa que transmita la personalidad de nuestros suelos y de las variedades autóctonas tan arraigadas a nuestra tierra. Y pronto ya es momento de volver a podar, esta vez, la poda en verde, con el objetivo de retirar el exceso de hojas de la cepa, para que el aire circule más libremente y el sol llegue con más facilidad, para de esta manera evitar posibles humedades que podrían crear enfermedades fúngicas a nuestra uva.

Y ya estamos en Julio, y dependiendo de la climatología de cada ciclo vegetativo –más lluvioso o menos- realizaremos la vendimia en verde, es decir, retiraremos un poco de uva antes de que madure, pero después del envero, para que la que dejemos en la cepa tengan más concentración, carácter y personalidad. En algunas variedades y dependiendo de la climatología de las añadas podemos llegar a reducir la producción más de un 50%.

Y por fin agosto, y la vendimia está muy cerca, y todos estamos nerviosos e ilusionados por igual, paseando por los viñedos, observando el proceso de maduración de la uva, y mirando el cielo, deseando un poco de lluvia pero no una granizada.

Nosotros estamos listos, ¿lo estás tú? ¿Nos quieres acompañar un año más en la vendimia de Parés Baltà? Ven y descubre todo lo que esconde una botella de vino y cava orgánico y biodinámico; un mundo lleno de pequeños detalles que en casa cuidamos con rigor pero también con mucha pasión. ¡Feliz vendimia  a todos!

Si te interesa la viticultura biodinámica o quieres saber un poco más sobre los trabajos vitícolas de todo el ciclo vegetativo de la cepa, envíanos un comentario y responderemos a todas tus preguntas.

Organic and biodinamic icon Parés Baltà